Daniela Cordero habla del dolor como catalizador para organizarse y defender derechos. ¿Diferencias con los hombres?